31 de julio de 2008

Curiosidades santiagueras

También hay bares de pijos en los que no nos dejan entrar...

No hay comentarios: