19 de julio de 2008

Po hueon conchasumadre culiao

Esas son las principales palabras del vocabulario chileno.

Llegamos bien, finalmente con el retraso del vuelo nos quitaron la escala y solo fueron 12 horas y media de vuelo, bastante menos de lo que esperaba. Aquí me recibieron mis buenos amigos Roberto y Paulina.

Ana (mi más que probable futura compañera de piso) vino con una amiga suya llamada Leti (que viene 3 semanas de turismo) y se quedan en casa de una conocida de una amiga suya mientras buscamos casa. Yo encontré un hostal bastante familiar, aunque muy concurrido, la primera noche dormí en una habitación, y como no sé lo que tardaré en encontrar casa voy viviendo al día. Ayer noche no tenían cama porque había reservas, pero dormí en un sofá grande muy cómodo por muy muy muy poco dinero, y casi mejor, porque es como una habitación para mi solo, en las que tienen cama comparto con otros tres, y yo soy un amante de los sofás.

Paulina se fue a Temuco, que es donde vive y Roberto se está portando de maravilla, presentándome a sus amigos y ayudándome a buscar piso y enseñándome la ciudad.

Ayer vimos dos casas increíbles y muy baratas por el centro, pero con una pega bastante grande = no tenían muebles, ni nevera, ni cocina, ni lavadora ni nada... Hoy recibí un mail de una página en la que me he metido y ahora voy a llamar para ir a ver otra casa. A ver si tengo suerte y para el lunes tengo ya algo.

Aquí estoy muy bien, muy contento, seguiré informando.

1 comentario:

Yo... golondrina dijo...

conchesumadre.... jaojaojaojaojaoajoajoajoajao....
jaojaojaojaoajoajoajoajoajao...

joajoajoajoajoajoa....

... muero...

Fantástica bitácora. Querido amigo Sergio, lamento no haber compartido con ustedes tanto como hubiese deseado, pero esta gripe me esta comiendo la existencia; y el día que llegaste estaba francamente mal.

De todas formas, creo que la bienvenida estuvo bastante bien, y me alegro DEMASIADO que por fin estés aquí... sé que nos veremos bastante, y que pronto podremos conversar como dios manda.

Millones de abrazos.
Bienvenido al último lugar del mundo.