19 de marzo de 2010

Llegando al caribe desde Rio Dulce y de vuelta a La Antigua

Hicimos noche en un hotelito entre los afluentes del rio dulce llamado Casa Perico, un lugar muy relajado, donde tuvimos un tiempo para descansar y para bañarnos en el río, porque el propio hostal tenía unos botes que prestaba a los que se quedaban a dormir; a golpe de remo salimos del afluente en el que nos encontrábamos y fuimos hasta el río dulce a darnos unos chapuzones desde una plataforma flotante, estuvo muy entretenido.

Luego tomamos un bote colectivo hasta Livingston, costa Caribe. Tanto escuchar historias de Livingston, de sus rastafaris, sus garífunas y su música en vivo quizás fue lo que hizo que nos desilusionase un poco, resultó ser un pueblo bien pequeño y no tan pintoresco como lo pintan, pero quién sabe, quizás fue la época de poco turismo la que hizo que allí no hubiese gran cosa que hacer; también pudo ser el mal tiempo y la lluvia de por la mañana que nos impidió ir a visitar los siete altares (unas cascadas cercanas que igualmente en esta época están secas) y la playa blanca.

Pero no nos desanimamos, agarramos otro bote hasta Puerto Barrios, y desde allí autobús hasta La Antigua, donde estamos ahora mismo y desde donde hacemos excursiones de día a los sitios. Hoy hemos estado en el mercado de Chichicastenango, que es bastante grande y hemos paseado entre la gente vestida con sus trajes tradicionales, también hemos visto un poco de la mezcla de cultura maya y católica que hay por allí, muy curioso. Mañana vamos a ir a Santiago de Atitlan, a ver si alcanzamos a ver al Maximón, que es una divinidad que deben tener a punto para sacarla a pasear en semana santa. Subo un popurrí de fotos.




















6 comentarios:

Ana dijo...

Qué guapas Ana y Merche!! Sergio se te ve bien acompañado. Eso me gustaaa... Preciosos los reflejos del agua y esos humos. parece que huelen.

Abrazoooos!

Fernando dijo...

Hola Sergio:
Lo que es muy curioso de Chichicastenango,además de la mezcla de ritos mayas y católicos, aderezado todo ello con el intenso olor del copal,que es la resina que queman en sus rituales, es lo que piden en ellos, ya que además de pedir por sus cosechas,etc. Piden por la salud del rey de España Carlos I, costumbre esta que les inculcaron los curas,claro está, y que se ha mantenido desde la época de la colonización. Lo piden en su dialecto Maya que creo recordar que es el Quiché, pero si te lo traducen,estan pidiendo por un rey que murió hace 500 años. Curioso verdad.
Cuidaros mucho. Un beso de tu padre.

Anónimo dijo...

Hecho de menos que la principio de cada reportaje figure una parte de la ruta en un mapa , para que no sea necesario mirarlo aparte, y ya puestos que me incluyais en el proximo viaje, prometo no molestar jiji..

M.U.

Ángela dijo...

qué bonitas fotos...

Anónimo dijo...

guapxs!!!! que suertudos!
Besitos a los tres
Al

Anónimo dijo...

Ser!!! unas fotos muy chulas, sí!
Livingston te ha decepcionado...pues vaya...siempre he querido ir allí. Me gusta meterme en el blog y leer, pero cuando cierro la página te suelo odiar bastante...qué envidia me das!pero sana, sana!jejeje!
Un besito kejooo
Ire