23 de junio de 2010

Parque Nacional El Imposible

Tras varios intentos de ir al Imposible, finalmente fue posible; nos ha hecho buen tiempo y hemos podido disfrutar de la naturaleza en estado pleno, "el último reducto" de El Salvador. Este parque nacional, que fue un paso de comercio cafetero y cuyo nombre viene por un desfiladero de paso estrecho que había que pasar para trasladar la mercancía, dio muerte a muchos hombres y a sus mulas. Actualmente quedan en él dos parejas de puma, que morirán en los próximos años y se extinguirá este bonito animal en este pequeño país tan deforestado por las malas manos que lo han manejado durante muchos años. Se trata de un bosque tropical bien conservado y bien protegido, que lamentablemente ha quedado muy reducido y su área es minúscula, es casi una colección de especies endémicas que desaparecerán; una pena, maravillosamente bonito, pero una pena. Cuando uno se para a pensar en el teritorio que deberían ocupar este tipo de bosques en el país y lo único que ve son monocultivos de caña de azúcar, se te cae el alma a los pies.

Alquilamos una cabañita en San Miguelito, uno de los pueblos aledaños e hicimos dos excursiones al parque, sábado y domingo; vimos unos petrograbados de años inmemoriales, escuchamos un sinfín de aves, nos bañamos en ríos frescos, vimos helechos arborescentes, sudamos a chorros y disfrutamos del paisaje, y prácticamente todo el camino sin cruzarnos con nadie. Espectacular.




















2 comentarios:

Anónimo dijo...

hola Sergio, que sitio tan bonito.
Hoy miercoles he intentado hablar contigo pero no debes estar conectado. Ya hemos vuelto, todo muy bien, un beso
MAMA

Deschampsia antarctica dijo...

Sergio,

qué fotos tan bonitas. Me encanta el petroglifo, en Nicaragua también vi...estaban a lo largo del río. Y la luz es impresionante!! Y esos gasteromicetes...muy buenos! No imaginé que en la selva hubiese estrellas de tierra. Ten cuidado con los bichitos.

Un beso. Julia