25 de julio de 2010

Hué y de fondo un "Hello motorbike?"

Llegamos Miguel y yo a Hué, y nos rodeó una nube de cazaturistas ansiosos por llevarnos a algun hostal. Conseguimos apartarlos cual masa de zombies y caminamos hasta encontrar un lugar barato para pasar la noche. Era medio día, por lo que pudimos pasear por la ciudad; la zona antigua está amurallada y dentro de la muralla existe otra muralla que esconde la ciudad prohibida de Hué, un lugar interesante que está en constante restauracion, porque lo que quedan por allí son prácticamente ruinas. Anduvimos bastantes horas y nos sentamos en lugares con encanto a tomar café, que por cierto es riquisimo en todo Vietnam. A la noche conocimos a algunas personas y la pasamos bien por los alrededores del hotel.

Al día siguiente, por la mañana, yo alquilé una bicicleta y me fui hasta las tumbas cercanas de Tu Duc (existen muchas más tumbas, pero sólo fui a estas porque había que pagar en cada una individualmente). Despues me fui hasta la pagoda de Thien Mu, donde habitan unos monjes budistas bonzos, famosos por Thich Quang Duc que se inmoló en 1963 en Saigón (actual Ho Chi Minh city) en protesta por la represión sufrida. Actualmente se conserva allí el coche en el que fueron para Saigón y siguen viviendo allí aquellos monjes.

Ahora estoy en Hoi An con Amaya (espanola) y Daniela (Argentina), un lugar precioso, y mañana voy a ver las ruinas de My Son.







































4 comentarios:

Anónimo dijo...

cuanto estas disfrutando, me alegro un montón y las fotos estan fenomenal, me pregunto que será esa especie de plumero de varios colores, ya me lo explicarás.
Me alegro también mucho de que tengas compañia, porque creo que asi es más divertido.
Un beso y ten cuidado.
MARI JOSE

Ana dijo...

Tu madre tiene razón!! A partir de ahora vamos a necesitar pies de foto, esos plumeros tienen muy buena pinta... que de cosas bonitas estás viendo... comes todo lo que ves?? Esos puestos callejeros son dulces... salados.. frutas...

todo es tan nuevo

beso.. cuídate

Anónimo dijo...

Esos plumeros son inciensos de colores, son una barbaridad las tiendas de artesania en incienso.

SER

José R. González dijo...

¡Me tienes enganchado a tus viajes! Las fotos son bellísimas también. Un consejillo, si me lo aceptas, quizá recopilando las fotos de cada entrada en una presentación tendrías más visitas y comentarios. Al poner tantas seguidas mucha gente no se para. Un abrazo