3 de agosto de 2010

Cruzando Camboya hasta llegar a Disneylandia

Paso la frontera de Moc Bai hacia Camboya sin demasiada complicación, salvo el descontrol total de las fronteras vietnamitas donde no necesitan ni mirarte la cara para sellarte el pasaporte. Cambio radical; las letras vuelven a ser inentendibles (เพลง เป็นอย่างไรบ้าง), los rasgos de las personas se oscurecen más si cabe y el mundo se vuelve más rural. Una maravilla ver las casitas de madera levantadas en estacas para protegerse del monzón (y supongo que también de las ratas por la noche). Los campos de arroz son bonitos a la vista, pero me recuerdan a los monocultivos de caña de azúcar salvadoreños y me imagino la deforestación que ha debido sufrir este país para tener tanto terreno cultivable, una lástima.

Todo tan rural, tan lindo, tan idílico; atardecer precioso desde el autobús, y de repente Siem Reap, disneylandia donde menos la esperas. Discotecas, mercados, souvenirs, mas franceses que en Francia y mas españoles que en España (que con eso de la crisis nos gusta irnos por ahí, oye...). Me reuno de nuevo con Miguel el portugués, que conocí cuando entrábamos en Vietnam. Y juntos, compartimos un tuc-tuc (moto con remolque) para visitar los templos de Angkor.

Tenemos la entrada de tres días, y no podremos ver todo, son tan grandes... Hoy pasamos todo el día desde las 8 hasta las 18 caminando, sudando, mirando, fotografiando, imaginando, alucinando, babeando y mas “andos“, porque lo que aquí hemos visto no es comparable con ningún templo ni ruina que yo haya visto en toda mi vida. Espectacular. Dejemos, como siempre, que las imágenes hablen por sí solas.

































































Espero no saturar con tanto templo, pero ahora mismo es lo que toca...

*ya vuelvo a tener acentos!!!

5 comentarios:

Inma dijo...

Me parecen unas fotos muy buenas y el viaje alucinante.

José R. González dijo...

¡Qué imágenes tan bellas! Me imagino que estos templos deben ser patrimonio de la Humanidad. Increible (y envidiable!) la experiencia que estás viviendo. Un abrazo

Arianne dijo...

Qué sitio tan alucinante, ser. Estoy flipando!!!!!! Pero y ese arbol? y esas raices??? la foto de la niña es espectacular...espectacular.... Lo mismo de siempre...envidia sanísima!!! un beso enorme!

Elisa dijo...

Gracias por tu elogioso comentario
Saludos desde Argentina
Elisa

Toni Ródenas dijo...

Hola Ser, he llegado a tu blog desde la blogoteca, pero paso de adulaciones y demás para conseguir votos y tal, eejjejejeej, que anda que no hay gente para todo. He llegado por curiosidad, por ver que hacen otros con sus fotos y viajes. Si he escrito es porque me ha gustado el titular "Cruzando Camboya hasta llegar a Disneylandia". Nada resume mejor los Templos de Angkor. Nosotros estuvimos un mes entero recorriendo Camboya, y la verdad es que Siem Reap y los templos es un "resort" que han dejado caer dentro del país. Es una pasada los templos y tal, pero la parafernalia que hay montada alrededor... No se si has visitado los templos de Bagan en Myanmar, pero no se si es porque hay menos dinero o menos turistas, pero es mucho más virgen que Angkor y no te sientes en un parque de atracciones. Pues solo era eso. Un saludo desde Valencia