10 de diciembre de 2010

Tegucigalpa. Entre picachos y montañas

Tras un viaje atravesando Estados Unidos y miles de controles aduaneros de todo tipo que mejor ni mencionar, aterrizamos en Teguz, capital Hondureña montañosa y de complicado aterrizaje.

Me vinieron a buscar de Progressio, me enseñaron la oficina, me presentaron a la gente de la sede de Honduras y me llevaron al hotel para descansar. Al día siguiente, ya con el jet lag superado, como cada día tuve reuniones con cada una de las personas de progressio. Yo que me imaginaba triste y aburrido encerrado en el hotel por las noches, me encontré una gente impresionante que me sacó a cenar, a tomar y a pasear por diferentes lugares típicos catrachos

También tenía organizado un tour rápido por la ciudad visitando el centro, y algunos lugares pintorescos como el pequeño pueblo de Santa Lucía, donde tomamos café con pansitos. Interesante ciudad rodeada de montañas y antigua explotación minera. Quizás me recuerde a alguna de aquellas ciudades bolivianas con colinas bien pobladas, pero en un contexto totalmente diferente.

Mañana toca rehacer la mochila y volar para San Salvador, donde me quedaré los próximos seis meses.












2 comentarios:

Laura dijo...

Aunque esto ya te lo he dicho, me alegro un montón de que haya podido volver a El Salvador. Y a ver si toca volver también a Camboya, leñe!! ;)

Anónimo dijo...

Buena estancia.

Estoy mirando por la ventana, ¿puedes ver mis ojos en el horizonte? ¿Los sientes al menos? Ahora mismo te envío un beso, ya se empañó el cristal, pero ya lo veo cruzando Somosierra, sé que llegará raudo y veloz.

Siempre queriendote desde lejos, tu amiga Julia.