24 de enero de 2011

La Tierra respira a través de ausoles

Este fin de semana, con motivo de la despedida de Sara, nos hemos ido a unas casitas en Ahuachapán. Un lugar llamado "los ausoles", palabra náhuatl, que viene a significar "fumarola volcánica". El lugar es impresionante, han canalizado todas las aguas termales en unas piscinas de diferentes temperaturas donde uno se puede bañar y quedarse extasiado por horas. Un lugar con una gran fuerza natural que deja a uno boquiabierto ante las cosas asombrosas que tenemos en el planeta.

Los ausoles en sí están en los alrededores, y les hicimos una visita, pero entre el humo azufrado que sueltan, el calor y el gran olor, uno se queda mareado de la intoxicación. Los geiseres lanzan barro hacia arriba y algunos se pringaron enteros para "purificar su cutis".









Todo esto se encuentra situado entre cafetales de montaña, y nos acercamos a las refinerías para visitar a las personas encargadas del procesamiento. Lo mejor fue ver cómo se divierten los niños en las montañas de las cáscaras de café quemadas.....



















  

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Cómo te lo pasas Sergio!

Espero que de vez en cuando curres algo, que a veces parece que estás ahí ná más q living la vida loca, de spas y tal... q cabrón

me alegro, te envidio y echo de menos que estés por aquí a partes iguales

Jaime

Yo... golondrina dijo...

nada mejor que unas buenas termas

saludos lindo!!

S.Belizón dijo...

Hacía tiempo que no me pasaba por aquí y veo que no paras eh!!!

Muy chulas las fotos, un saludo y a ver si este año tenemos suerte y nos vemos en madird recogiendo algún premio
:-P

Francisco Rivera dijo...

Disculpa, quiero conocer ese lugar, me puedes dar la direccion?