28 de julio de 2011

Dar es Salaam, olores, impresiones y sudores

Escribo desde África, Mozambique, Cabo Delgado, Pemba. Para llegar hasta aquí he tenido que atravesar dos países; en el primer vuelo, hacia El Cairo, donde tenía mi primera escala, llegamos con dos horas de retraso, de modo que tuve que correr bastante para llegar al siguiente vuelo, que no podía perder, pues supondría quedarme tirado en Dar Es Salaam, Tanzania, algo más de 3 días. Tras la sudada, volamos. Casi ni lo recuerdo, porque las seis horas que duraba el trayecto Cairo-Dar, las pasé durmiendo. Una siesta en la que no pude descansar lo suficiente, pues a las 5:30 nos sacaron del avión para soltarnos al amontonamiento de personas de la ventanilla aduanera. Pasados los trámites migratorios, y tras otra buena sudada, me sacaron a la calle, literalmente. El aeropuerto tanzano no tiene una zona de espera en el check in, ni una zona de tránsito entre un vuelo y otro. De modo que viéndome en la calle, asado de calor, con dos maletas de 20 Kg cada una y una mochila de mano repleta de artículos pesados, tuve que decidir qué hacer en las 10 horas que tenía que esperar hasta el siguiente vuelo. Tras dar varias vueltas e investigar, terminé por decidirme a dejar las maletas dentro de una agencia de viajes e irme a visitar un poquito de la ciudad. 

Primero fui al mercado de pescado, que me impactó por la gran cantidad de producto que allí se vendía. Repleto de gente hasta la bandera. Unos llegaban en barcas con el producto, otros lo recogían y limpiaban, posteriormente esperaban pacientemente su turno, hasta que finalmente llegaba el acceso a las mesas donde se despachaba el producto y se regateaba a voces al más puro estilo lonja. La zona de venta era un guirigay incomprensible en swahili, pero divertido; olía a pescado, pero no era desagradable. Según te acercabas a la zona de la playa, había un olor entre putrefacción, tripas de pescado y basura cotidiana que se hacía insoportable, sin embargo la gente charlaba tranquila al lado del montón de basura. Yo no soy nada especialito con los olores, pero éste te penetraba tanto que hasta la cerveza que me tomé más adelante pasadas varias horas me trajo de nuevo el sabor del olor...















Un poquito más apartado, cruzando la calle, estaba lo que yo esperaba ver; el lugar donde cocinan todo aquello. Un lugar envuelto en humo, con olor a fritanga y miles de personas quemando madera a ritmo de locomotora para hacer unos perolos enormes de chopitos, o de pulpo cocido, o de pescados fritos rebozados o de cualquier cosa que se te pueda ocurrir. Enfrente, se sitúa el mostrador de los aceites, donde personas se encargan de limpiar todas las impurezas del aceite usado y dejarlo como nuevo para su siguiente uso. 






Después me di una vuelta por el jardín botánico, al que podría describir como "un cercado en mitad de cualquier lado". Aquí cualquier rincón está bien poblado de árboles, y este jardín botánico tenía muestras de los que puedes ver en cualquier acera o cualquier jardín de cualquier calle de cualquier barrio de cualquier lugar de este lado de Tanzania.


Tras refrescarme un poco a la sombrita del botánico fui al mercado de Kariakoo, donde se venden todo tipo de productos, desde faldas, telas y pantalones, hasta casettes, tomates, calabazas y cocos. También vi lanzas y escudos, jirafas de madera y jabones artesanales. Todo esto bajo un mar de sombrillas de colores que hacen el lugar bastante agradable a la vista. Todo el mundo tenía algo que venderme, pero amablemente decliné sus ofertas.











Al regresar al aeropuerto, comprobé que mis maletas estaban intactas y me fui a comer pausadamente acompañado de una cerveza Kilimanjaro, que no me supo a gloria, como expliqué anteriormente, pero que me refrescó y ayudó a pasar las 3 horas que aún me quedaban para volar. La terminal es una suerte de galería donde cuelgan los carteles de las compañías aéreas que van a salir según lo precise la ocasión, donde te pesan la maleta con unas vásculas made in Italia en vaya usted a saber qué época...

En Pemba me recogió Marta, coordinadora del proyecto y compañera de casa. Fuimos a cenar al Club Naval (ou yeah) a las orillas de la playa de Wimbi donde pude estrenarme con un plato local: Pollo al Piri Piri. Caí dormido como enfermo, y tras un sueño bastante largo y el primer día de trabajo, escribo desde la casa de Pemba, donde pasaré los fines de semana. La impresión ha sido buena en general. Lo poquito que he podido observar es que es una ciudad pequeña con playas bonitas, una zona colonial abandonada a su suerte, calles de arena y árboles espesos. Se vive entre rejas, literalmente. Si en El Salvador nos protegían unos cercos de alambradas, aquí lo hace una reja con candado. De momento no he podido percibir cómo son las cosas por ahí fuera, pero la gente con la que he chapurreado (porque mi portugués aún no es como para tener conversaciones bohemias) es bastante simpática.

Seguirán las crónicas.

6 comentarios:

Deschampsia antarctica dijo...

Olor a jazmín desde las noches estivales del sur de España. Un hermoso abrazo y un hermoso beso para un hermoso amigo. Muaaaa!

Cris dijo...

ME ENCANTO el relato, feliz comienzo de aventura :)

TapaDos dijo...

Espectacular! :)

Buen viaje, y ves preparando el parking para cuando lleguemos con nuestra furgo desde Madrid hasta Pemba! :)

Anónimo dijo...

SER!! k suerte poder viajar contigo y que nos cuentes tan bien como es todo aquello!!
Te seguimos! un besazo enorme cariñicoo!
Ana

Anónimo dijo...

Segiusss!!! Otra vez a seguir tus relatos y fotos para viajar mentalmente entre estudio y estudio, qué bien!
Boa sorte menino y que empiece la aventura!!!
Molts petonets des de Barcelona,
Clara

Raul Ruiz Lima dijo...

bueno pequeño Speque, espero que con el paso de los días, en cuentres tu propia fuente de inspiración y un dia digas señora livington garrido supongo? si no sigue jugando a la ruleta de la fortuna como hacemos todos. Espero que ya hallas aprendido el refran más recurrente entre los suahiliparlantes. Acuna matata papito, acuna matata. y Aca tenes otro gran provervio africano (desconozco exactamente su procedencia): SI QUIERES SABER DONDE VA EL BARCO PREGUNTALE AL REMO...
Besos desde Babilonia