19 de enero de 2012

Hlane, leones entre monocultivos

Entré en Swazilandia consciente de dónde estaba entrando. El país con el índice de VIH más alto del mundo. Un país pequeño, donde su población está concentrada y del que yo desconocía prácticamente todo, salvo que existe un rey bastante peculiar que tiene nosecuantas esposas y nosecuantos miles de hijos. En el propio puesto fronterizo hay un dispensador de condones, y no te los dan de uno en uno, no; te dan un paquete con una docena de preservativos, lo que impacta a cualquiera nada más llegar.

En fin, un país que yo imaginaba chocante resultó convertirse para mi, en el país más extraño jamás visitado. Una vez pasamos las carreteras de arena entre montañas, llegamos a un mundo de asfalto, carreteras bien trazadas y extensiones de monocultivos de caña de azúcar a los lados. Inmensos campos que rodeaban el coche y llegaban hasta el horizonte. 

¿Dónde estaba ese país salvaje lleno de fauna y flora espectaculares, decadente y densamente poblado?

Condujimos durante todo el día hasta llegar a Simunye, una ciudad que en el mapa aparecía de un tamaño medio, una ciudad donde imaginábamos, se haría una vida normal, como en cualquier otra ciudad africana. Cual fue nuestra sorpresa al llegar, que la tal ciudad, al igual que muchas otras por las que habíamos pasado por el camino, no es más que un recinto vallado en medio de la nada, con un guarda que te abre y te deja entrar. Una vez dentro, hay casas de lujo, un centro comercial, campos de golf, fuentes horteras y coches cuatro por cuatro. La ciudad consiste en eso. Eso y un hotel tipo club de golf, donde no tuvimos más remedio que hospedarnos debido a la oscuridad latente y a las pocas opciones que teníamos en ese momento. Un grupo de nuevos ricos paseaba a sus anchas por aquel terrorífico recinto.

De nuevo me pregunté, ¿Dónde estaban todas esas historias de miseria y enfermedades? Ahora lo sé. Han escondido al pueblo real, el pueblo que trabaja para esos monocultivos de caña, el pueblo que se retuerce de hambre y muere. No hay carreteras para acceder hasta ellos, o al menos, no con un coche sin 4x4, les han obviado y los caminos que llegan a ellos son prácticamente intransitables. Un país que me gustaría analizar algo más, y que desde aquí no puedo juzgar, y menos sin informaciones suficientes. Eso sí, lograron descolocarme, y me dejaron más confuso de lo que llegué. 

Sus parques nacionales, por otro lado, son espectaculares, con una gestión impecable, donde puedes hacer todo tipo de actividades y dormir bajo un rango de precios accesible a todos los bolsillos. Esta vez, visitamos Hlane, un parque conocido por su densa población de leones y rinocerontes. Hartos de tanto conducir, decidimos hacer el típico safari guiado, y fuimos tranquilamente a visitar aquello. 

Lamento no tener fotos de los paisajes por los que pasamos mientras conducíamos, pero aún no soy capaz de conducir y fotografiar al mismo tiempo, así que por el momento, solo subo fotos del parque, espero que la descripción haya servido para hacerse una idea de lo que encontrará uno en este país si no se despega demasiado de las rutas asfaltadas de fácil acceso. 







Pelotero peloteando...
Sibebe no conduzca...

5 comentarios:

Oriol dijo...

Ei Ser!!

Que bonito ver aquellos campos verdes y de grande extensión... de monocultivo juas!

Me alegra ver que no pierdes comba!!

Un abrazo

Salut

Los peque de la BiBliO dijo...

Hola, he leído un comentario de Juan (10 historias 10 canciones) en el foroblog, donde te menciona y halaga… así que vine a conocerte.
No solo es así como dice, si no que ¡¡se quedó corto!!
Las fotos son IM-PRE-SIO-NAN-TES de tan buenas.

Saludos desde Argentina :-)

Aurora dijo...

Hola Sergio, que pasada de viaje, lo de Swazilandia es brutal, he leído que la esperanza de vida está en 30 años por el Sida!

Jasp dijo...

Qué buenas fotos Sergio
Sigue tan bien!

Qué complicado,pero qué ganas de ir a verte

trayon dijo...

que curioso lo que cuentas de swazilandia...me parece brutal que las ciudades sean resorts de lujo

una vez mas, podrías sacar ojos a leones de lo cerquita que estas, me encanta

ya nos vemos en nada (estamos mas cerca porque ya hay 4 billletes)

mua