5 de enero de 2012

Sudáfrica "Fake África"

Ya había ganas, no solo de ver a mi prima Irene sino de salir un poco de vacaciones. Han sido diez días intensos, con mucho movimiento, pero que han merecido la pena y me han ayudado a desconectar un poco de este Norte de Mozambique, maravilloso y precioso, pero a veces estresante por el calor y su propio ritmo tropical.

Vuelo hacia Johannesburgo, donde llegaría dos horas antes que mi prima y sus amigos, tiempo en el cual aprovecharía para alquilar un coche. Era día 23 de Diciembre y la idea era pasar noche cerca del aeropuerto y salir temprano para pasar la noche del 24 en Phalaborwa, las puertas del parque nacional Kruger. 

Como siempre cabe esperar, Murphy estaba aguardando detrás de la puerta, y en la mitad de las compañías no les quedaban coches, y en la otra mitad, mi tarjeta de crédito no funcionaba. Para colmo, una gran tormenta hizo que el avion de mi prima tuviera que aterrizar en otra ciudad a esperar que se pasase y llegaron con 5 horas o más de retraso, yo ya dejé de mirar el reloj... 

Bueno, cuando llegaron nos fuimos a dormir, planteándonos el viaje en autobús, con lo que eso conlleva en cuanto a tiempos, destinos, rutas, etc... todo lo planificado a la mierda. Pero.... probamos suerte la mañana siguiente con la tarjeta de Merche, y funcionó! No nos lo podíamos creer, teníamos coche...

Total, que en Phalaborwa que nos plantamos ese mismo día 24, hicimos una barbacoa al estilo sudafricano con buen vino y carnes en cantidad (en Mozambique casi solo como pollo), celebramos un poco, gritamos un poco y a dormir, que a la mañana siguiente visitaríamos el Kruger, que en navidad hay límite en cuanto al número de visitantes e hicimos cola desde las 5:00 am. 

El lugar no es espectacular en cuanto a paisajes, pero la falta de indicaciones de nada, la poca orientación que te dan al entrar y lo enorme que es, te permite perderte tranquilamente durante muchas horas, contemplando animales gigantes y quedándote embobado con todo. Espectacular; tanto, que estuvimos 12 horas dentro del coche aprovechando hasta el último segundo.

Fotos, solo hice de animales, ni de nosotros ni de paisajes. Porque para paisajes, la próxima entrega de este viaje les va a dejar con la boca abierta, ya verán...

Continuará.

Descansando el miembro en el colmillo
Buitres en la comida de navidad












7 comentarios:

Deschampsia antarctica dijo...

wow!

O_O

Marta Hernández dijo...

Impresionantes imágenes!!

Ana dijo...

Que brutal, que bonicas las fotos y que corto se te habrá hecho!! Quiero ver cebras y jirafas en vivo!

Impaciente estoy por la siguiente entrega!!

Muuah!

vmaldosan dijo...

Qué envidia me has dado, fue lo único que echo en falta de mi estancia, me hubiera encantado ir al Kruger. Otra vez será...

trayon dijo...

que de cerca..si las hienas llegana tene acne, ahi que les veiamos el pus..que envidia, que brutal

se te echa de menos!

Angela CM dijo...

Impresionantes fotos, una maravilla.

Chary Serrano dijo...

Me encanta el blog, y las fotografías son impresionantes.
Es un placer verlas y leerte.

Suerte en los premios 20 blogs, estáis dos en puja y quedan pocos días-
Yo concurso en Gastronomía, que también voy poquito a poco subiendo, voy la 4ª y en Tu ciudad la 7ª, a ver que pasa al final.

Te sigo