10 de octubre de 2015

Cuicocha, la laguna de los dioses

En dos ocasiones he ido a visitar esta preciosa laguna, que es ni nada más ni nada menos que una de las calderas volcánicas del Cotacachi. Lo mejor no es la propia laguna, sino la ruta que se hace hasta llegar allí.

Cotacachi es un pueblo conocido por la curtición de cuero, y donde se pueden encontrar bonitas prendas y complementos más baratos que en el Pryca. 

Bueno, poco tengo que contar de este lugar, salvo que el acceso es sencillo y que la laguna tiene dos islas en el medio, llamadas Yerovi y Teodoro Wolf. Al estar situada a 3068 metros de altura, generalmente está nublado a su alrededor, pero si no lo está se pueden apreciar varios cerros y volcanes en sus alrededores. El agua es azul turquesa y tiene un centro de interpretación que representa a toda la reserva ecológica Cotacachi-Cayapas, que va desde esta zona andina hasta las zonas bajas cercanas a la costa, representando por tanto varios ecosistemas diferentes. 

Para llegar hasta allí pasamos primero por Otavalo, un pueblo, al pie del lago San Pablo, famoso por su mercado de artesanía de los sábados, en el que muchas poblaciones indígenas de los alrededores se desplazan hasta aquí para vender sus productos. También pasamos por otros pueblos en el camino, entre ellos, Peguche, donde pudimos disfrutar de unas bonitas cascadas. 

Sin más, aquí dejo unas fotos de las dos visitas, y espero en un futuro poder caminar hasta el otro lado, desde donde se consiguen ver las islas y todo el agua que las rodea. 


Lago San Pablo



Cascadas de Peguche 

Otavalo 


Mercado de Otavalo





Por el camino se pasa por la latitud 0