16 de diciembre de 2015

El Cajas, el cielo en la tierra

Desde Cuenca, y siguiendo por una serpenteante carretera que sigue subiendo, llegas hasta el Parque Nacional El Cajas, uno de los emblemas del Ecuador. Un parque no tan grande como otros del país, pero que sin embargo alberga una de las vistas paisajísticas más bonitas que he podido disfrutar por estas tierras. 

Por el camino, que atraviesa el parque, y con poca señalización, hay una entrada al parking de La Toreadora, una de las lagunas más pintorescas de El Cajas. Desde allí tienes opción para realizar varias rutas, entre ellas, la que me animé a hacer yo, un sendero no demasiado complicado, de unas cuatro horas de duración en el que atraviesas dos bosques de polylepis y rodeas diferentes complejos de lagunas. 

Todo el camino está bien señalizado por colores, pero en ciertos puntos, la señalización se hace difusa y existen algunos caminos secundarios, en los que si no estás muy atento, sufres la posibilidad de perderte sin gravedad. Eso al menos es lo que me ocurrió a mi, cuando me vi al borde de un lago precioso con los zapatos empapados por la humedad del páramo. Menos mal que no fue durante mucho tiempo y pude recuperar la senda perdida. 

Como conclusión, un lugar formidable, con paisajes hermosos, bien organizado para el turismo y con unos guardaparques que te explican todo a las mil maravillas. Como muestra, la siguiente colección.