5 de marzo de 2017

Museos como ciudades

El tercer día lo teníamos reservado para visitar el Museo de Historia Natural y el Museo Metropolitano de Nueva York. Sabíamos que era un poco justo ver dos museos el mismo día, pero había que intentarlo. Salimos tempranito hacia la parada de metro 81st. (del museo), que está muy bien decorada con animalitos por las paredes. Al salir, nos dimos cuenta de que faltaba media hora para que abriesen, por lo que decidimos caminar un poco y llegar hasta el famoso edificio Dakota, donde dispararon a John Lennon. En frente, dentro del Central Park, hay un mosaico en blanco y negro en homenaje a éste, donde se puede leer "Imagine" y donde los múltiples fans le rinden homenaje cada día.
















Una vez dentro del Museo de Historia Natural, nos quedamos sorprendidos por la magnitud de las instalaciones. Un laberinto de salas llenas de animales disecados y exposiciones interesantísimas (para un biólogo, claro). Allí recorrimos los cinco continentes a través de un viaje histórico y temporal que te enseña desde los viejos fósiles de los dinosaurios hasta los más modernos descubrimientos pasando por los orígenes del hombre o los hallazgos del resto del universo. Todo un mundo por descubrir, mil y una salas en las que perderse y pocos momentos en los que pararse a descansar.
























A la salida, y con los pies hechos pedazos, decidimos cruzar el Central Park para ver las fuentes, el ambiente, y la estatua homenaje a Lewis Carroll y su famosa historia de Alicia en el país de las maravillas. Justo al otro lado se encuentra el Met Museum o Museo Metropolitano de Nueva York, el cual iba a cerrar en menos de una hora, y por lo que tuvimos que dejarlo para el día siguiente.






Sin embargo, aprovechamos la tarde para visitar el memorial del 11 de Septiembre que hay construido en los subterráneos de lo que fueron las torres gemelas en plena Zona 0. Visitamos este museo un poco entre la fascinación y el horror, donde, para inri, los estadounidenses le han puesto color y han hecho de un lugar tan trágico, un museo al más puro estilo Hollywood, donde se reproducen videos, audios, fotografías y todo tipo de testimonios sobre este trágico día. De lo que cualquier otro país habría hecho un pequeño monumento en memoria, ellos están haciendo un espectáculo. En fin, cada cual con sus ideas...

A la noche fuimos a cenar por el Soho y regresamos a casa arrastrándonos. Listos para el día siguiente.











No hay comentarios: